3/4/12

Hallan una sala regia del siglo IX en el castillo de Gauzón equipada con baño

■  Se trata de un complejo de habitaciones dotadas de todo el confort de la época, que comenzó a excavarse en los años setenta por el arqueólogo Vicente José González

El equipo de arqueólogos que trabaja en el yacimiento de los restos del castillo de Gauzón, en Raíces (Castrillón), ha hallado una sala regia de finales del siglo IX, que tiene la peculiaridad de que está equipada con un baño, que previsiblemente fue utilizada por el Rey Alfonso III.
Se trata de un complejo de habitaciones dotadas de todo el confort de la época, que comenzó a excavarse en los años setenta por el arqueólogo Vicente José González, pero que no se había podido visualizar completamente hasta esta última campaña.
Este tipo de habitaciones son elementos que se conocían por documentos escritos pero de los que no había constancia física de su existencia, ha explicado a Efe el arqueólogo Iván Muñiz, que dirige la campaña junto con Alejandro García.
Se trata de una estancia con pavimento de mortero a la manera romana, con una habitación contigua comunicada a través de una puerta donde había un baño, con un estanque, canal de desagüe y un aljibe para el agua.
Son estancias que se conocían por las crónicas asturianas que existían en los palacios de Oviedo, pero que se documenta en un ámbito fortificado "y de hecho es la primera vez que se puede atestiguar con este cúmulo de datos un estancia con baño para reyes".
Las pruebas del carbono 14 apuntan a finales del siglo IX, por lo que todo indica que este complejo de habitaciones fue utilizado por el Rey Alfonso III.
El objetivo era proporcionar al rey todas las comodidades de un palacio de Oviedo, durante sus estancias en esta fortaleza, donde se cubrió de pedrería la Cruz de la Victoria, que es el símbolo heráldico de Asturias.
Al margen de las estructuras que se van encontrando, uno de los objetos -de los más de 8.000 hallados hasta la fecha- que más han llamado la atención de los arqueólogos es un pequeño tablero de juego con dados, perteneciente a la edad media.
Se trata de un alquerque, que es algo así como el antecedente del tres en raya, con el que ocupaban el tiempo de modo muy habitual los soldados que hacían guardia en el alcázar.
Las últimas excavaciones han permitido corroborar la datación del castillo en los siglos VII y VIII "y han permitido situar el panorama del reino de Asturias al nivel de las principales potencias políticas que había en ese momento en la península Ibérica y en Europa".
Los trabajos también han permitido conocer todo el ámbito de la cultura y sociedad medieval "de una manera pocas veces vista".
También son interesantes desde el punto de vista científico son los descubrimientos localizados en la plataforma inferior de la fortificación, "que ponen en contacto con otro mundo mucho más modesto que el de los grandes señores, en este caso de las clases más humildes que vivían en cabañas y otras estructuras efímeras".
La previsión es que en los próximos tres años el yacimiento tenga sus estructuras restauradas y consolidadas, a fin de proceder a su "musealización" y proyección al público de todos los hallazgos.

Relacionadas

Cerámica vidriada y mesas de lujo en el castillo de Gauzón
El Comercio

Imprimir

COMENTARIOS

ABCDEFGHYJKLMNÑOPQRSTVWXYZ

 
Subir